Opciones
Menú Principal
Inicio
Nuestra Firma
Filosofía de Trabajo
Áreas de Práctica
Consultas Online
Contrato a Medida
Seguimiento Online
Revision Contratos
Defensa Consumidor
Notas de Interés
Estac. de Servicio
Municipalidades
Noticias
Humor
Opinión
Management
Contacto
Boletín Gratuito
Prensa
Contador de Visitas

695951


Principal > Noticias > Las Noticias > Divorcio vincular. Injurias graves. Concepto >
Divorcio vincular. Injurias graves. Concepto

Divorcio vincular. Injurias graves. Concepto. Alcance. Posibilidad de apartarse de las causales invocadas por las partes.

La parte actora interpuso demanda de divorcio vincular por la causal previstas por el art. 202, inc. 4º, en concordancia con el art. 214, inc. 1º, del Código Civil. El demandado rechazó la demanda y reconvino por la causal de adulterio e injurias graves. El Juez rechazó la demanda e hizo lugar a la reconvención, decretando el divorcio vincular por la causal de injurias graves.

1. Injuria es ofensa, menoscabo de un cónyuge por el otro. Y esa ofensa o menoscabo puede provenir de actitudes, palabras, conductas que, en general, importan agraviar a un esposo; pueden provenir del otro esposo o de un tercero, consintiéndolo aquél; pueden referirse a la persona de uno de los esposos, o a su familia, o a sus costumbres, a su forma de ser y de sentir.

2. Viola el principio de congruencia la sentencia que no se atiene a los hechos invocados como fundamento de la pretensión.

3. Mientras que no medie apartamiento de los hechos, ni afectación del derecho de defensa, el divorcio puede decretarse por una causal distinta de la invocada. No es posible decretar el divorcio con base en hechos que no fueron aludidos en los escritos de demanda y reconvención, ni invocados y admitidos como hechos nuevos, pues no cabe alterar el régimen procesal en el juicio de separación o divorcio que también es de orden público y que se ve plasmado en el fallo plenario “P. de L., E. J. c/ L., S.”, del 28/12/53, donde se considera la diferencia entre resolver por una causal distinta y la no ponderación y validez de hechos no admitidos ni invocados oportunamente en el juicio.

4. Por opinión mayoritaria a raíz del plenario de la Cámara Civil del 28 de diciembre de 1953, que haciendo referencia a los hechos y no a las causales del divorcio, establece que no es posible decretar el divorcio en base a la prueba de hechos que en ninguna forma fueron aludidos en los escritos de demanda y reconvención, ni invocados como hechos nuevos, no obstante ello se admite decretar el divorcio por una causal distinta a la invocada, cuando esta surge de un hecho oportuna y expresamente articulado, y que se probó en forma fehaciente. Si las partes equivocan en la calificación jurídica de los hechos argüidos y probados, el juez puede con arreglo al adagio iura novit curia encuadrar los mismos en la verdadera causal, toda vez que es a él a quien compete su exacta calificación.

5. Las injurias graves constituyen toda ofensa o ultraje de un cónyuge al otro, ya sea en forma verbal, escrita o de hecho que importan un menoscabo en la dignidad del segundo, por ende violatorias de los deberes matrimoniales. Dicha violación se puede producir por medio del adulterio (art. 202, inc. 1º, del CC) o mediante la infidelidad moral, que ocurre por comportamientos y relaciones diversas con personas de otro sexo por parte de uno de los esposos, con un trato de excesiva afectuosidad, incompatibles con la condición de persona casada (art. 202, inc. 4, del CC), pues en este supuesto se considera que se ha cometido un hecho injurioso.

[volver]


© Copyright Estudio Jurídico Lopez Villagra, Mangiante & Cía. 2012
Todos los derechos reservados



Con CuentaDigital.com cobre con PagoFacil RapiPago y BaproPagos